Trabajo personal

En lo personal como en lo profesional creo que mi trabajo se caracteriza por un estilo de fotografía directa, que busca la belleza en la simplicidad de las cosas, sin seguir un guión previo, esperando que la vida nos sorprenda y emocione en cualquier momento , en cualquier lugar… 

Mis referentes son fotógrafos como Jacques Henri Lartigue, que disfrutaba fotografiando los buenos momentos de la vida. O Virxilio Vieitez, que se inspiraba en el imaginario del álbum familiar mientras recorría los pueblos de su Galicia natal retratando a sus paisanos en Bodas, comuniones y fiestas populares. Una fotografía vitalista, sin otra pretensión que captar las emociones y los momentos de disfrute que a veces nos da la vida con toda su belleza e intensidad.

Me gusta la gente , sobre todo cuando está feliz, y eso se refleja en mis fotos, cuando en un Taller con Cristina García Rodero las mostré su comentario fue:  “¡Que alegría de vivir!”

Admiro el trabajo de fotógrafos de muy diferentes estilos como: Robert Frank, William Klein, Saul Leiter o Elliott Erwitt y entre los fotógrafos contemporáneos me gusta mucho el trabajo de Simon Roberts.

Bajo estas líneas podéis encontrar dos proyectos fotográficos paralelos, por un lado “MacLuci´s life” una línea de trabajo como fotógrafo en Santander, mi ciudad, permanente, a modo de autobiografía visual iniciada en los años 80 bajo el título “Material Sensible”. Porque como decía Robert Capa “Like the people you shoot and let them know it”.

También he dedicado un álbum monográfico para otro proyecto abierto sobre “Escocia”, que huele a malta y tierra mojada. Espero que disfrutéis con mis fotografías al menos tanto como yo he disfrutado haciéndolas. Gracias por visitar mi web.  


apuntes para un cuento

Un cuento sin palabras, el que cada uno quiera imaginar al contemplar estas fotografías. El guión lo escribe el espectador dejando volar su imaginación, el fotógrafo solo ha tomado apuntes visuales a modo de esbozo, una serie de imágenes que capturan la magia de algunos momentos, escenas, personajes, lugares, que de pronto se revelan fantásticos pues bien podrían salir de las páginas de un cuento.

A lo largo del tiempo he ido reuniendo estas fotografías que con su fuerza evocadora me hacen soñar y me llevan de nuevo a la infancia. Se trata de personas reales, escenas cotidianas, lugares comunes, que por su propia esencia trascienden lo ordinario para recordarnos que la magia existe.

Fotografía sin retoques ni preparación previa, porque lo real a veces supera lo ficticio y en estas ocasiones el fotógrafo sólo tiene que mirar atentamente y esperar que llegue el momento para disparar y si la suerte le acompaña, añadir una ilustración más a este cuento maravilloso que es la vida.

 

Lucía Laínz

 


Ciudad Inmutable

 

En el lenguaje coloquial la noción de inmutable se asocia a algo que no ha cambiado en mucho tiempo o que es muy difícil de cambiar. Y así es como veo yo mi ciudad o algunos aspectos de ella que permanecen inalterables al devenir del tiempo. Lugares, personas o situaciones en las que el tiempo parece haberse detenido, manteniendo su esencia inmunes a los cambios que se producen a su alrededor. Porque el carácter de mi ciudad no es proclive a los cambios. Puedes irte fuera tanto tiempo como quieras pero sabes que al volver siempre encontrarás estos lugares auténticos, que van superando el paso del tiempo con la solidez digna de un roble centenario.

La heladería de siempre, que sigue elaborando sus helados con la receta familiar de toda la vida. Las colegialas, que salen en tromba y se desparraman por la cuesta de Santo Mauro pisoteando las hojas de los plátanos en otoño. Los bailes del Gran Casino. Las bodas en la Catedral. Las comuniones en San Roque. Las lanchas al Puntal. El Club Marítimo y las regatas de los sábados. Los toros en Cuatro Caminos….

Soy tauro pero no taurina, y me gustan su colorido, sus ritos y tradiciones. Me da mucha pena que cierren los viejos hoteles París y Colón, y que me quieran cambiar los jardines de Piquío. Y no es nostalgia, es que me gusta que se cuide y se conserve la belleza de estos lugares de mi ciudad. Me duele en el alma que se derriben las viejas casas y las reemplacen por otras más grandes pero sin encanto ni personalidad alguna. Y no entiendo que talen arboles centenarios; creo que merecen ser protegidos.

Me explico mejor con imágenes que con palabras y con este proyecto que hoy presento en esta sala solo quiero mostrar aquellos aspectos de mi ciudad que inmutables nos hablan con palabras de piedra y madera, porque no conocen ni quieren conocer el plástico. Testimonios de otras épocas dignos de conservación porque son patrimonio y memoria silenciosa de nuestra ciudad y me gusta su permanencia inmutable.

 

Que nada ni nadie te perturbe Santander.

Porque como decía Valle Inclán “ Las cosas no son como las vemos , son como las recordamos”. Y así te quiero recordar ciudad inmutable.

 

Santander, 25 de Julio de 2018

 


Música: Chet Baker, Summertime

Hotel Caledonia

Siempre he sentido una atracción especial por Escocia, tal vez porque me encanta su whisky. Siempre recuerdo el slogan “Cuando las lágrimas de los dioses lloran sobre Escocia” en el tiempo que estuve trabajando en publicidad y realizamos la campaña del whisky de malta Cardhu.

Deseaba conocer el país de las gaitas, el Kilt y el lago Ness, y por fin mis deseos se han cumplido y he podido viajar allí, disfrutar de su naturaleza salvaje, visitar sus castillos y destilerías, degustar los scones con nata a la hora del té y empaparme de su cultura descubriendo su música, su literatura, sus museos y los tesoros que guardan. Pero lo que más me ha gustado es su gente franca y amistosa, que te hace sentir como en casa y te deja con ganas volver a visitar esta tierra tan especial y seguir fotografiando sus bellos lugares y sus encantadoras gentes.

Este proyecto fotográfico que inicié en mi primera visita a Escocia en el año 2008 y se ha ido construyendo en sucesivas escapadas, quiere ser un homenaje a los escoceses y a su cultura ancestral, y seguirá abierto mientras pueda seguir viajando y conociendo un poco más los secretos de la vieja Caledonia.

 



Material Sensible. Charter book nº1 

Así se titula mi primer proyecto fotográfico, el material seleccionado para mi primera exposición y el conjunto de fotografías que se presentan en este video.

Un material sensible a la luz, sensible al recuerdo que se ha ido decantando a lo largo del tiempo para finalmente mostrar la esencia de lo vivido, de lo que para mí es importante. Gracias a la fotografía y a su musa, La Memoria, puedo rescatarlo del olvido y compartirlo con vosotros, aquí y ahora.

Es una canción de aquello que está cerca, un sentido homenaje a los que compartieron y a los que aún comparten el viaje conmigo, un personal cuaderno de bitácora, un proyecto abierto al que iré sumando las fotografías que mejor narran mi experiencia vital y que no terminará hasta que ésta finalice.

Como dice el poeta Tomas Tranströmer : “Por suerte el camino nunca tiene fin, el horizonte se apura hacia delante”

En la nave va …