reportajes de bodas

¡Vivan los novios!

Y el padrino, la suegra, los amigos, la abuela, el cura, el camarero y todos los que participan de alguna manera en que ese día tan especial , el día de vuestra boda. Una fecha para recordar, llena de alegrías y emociones, que el fotógrafo debe captar para ofrecer a los novios un reportaje fotográfico único.

Mi objetivo es narrar con imágenes los mejores momentos del día de vuestra boda. Los íntimos, los solemnes, emocionantes o divertidos, pero siempre espontáneos. Siguiendo el desarrollo normal del evento, mi estilo fotográfico se caracteriza por su naturalidad. 

El trabajo del fotógrafo en las bodas y en la vida consiste en estar siempre atento para captar esos momentos fugaces y conservarlos para que otros puedan volver siempre a disfrutarlos. Por eso me gusta ofrecer a mis clientes recuerdos reales de momentos muy especiales.

La estructura de un reportaje debe recoger cada momento del día, pues cada uno de ellos tiene su encanto, y los detalles son, los que con los años, nos harán revivir cada emoción vivida.