Ya florecen las mimosas

fotografo comuniones santander-lucia lainz

 

Enero se acaba, ya estrenamos calendario. Se acabó la Navidad, hicimos buenos propósitos para el año que comienza, las camelias y mimosas adelantan la primavera y todo vuelve a empezar. Agenda nueva que poco a poco se va llenando con nuevas bodas, proyectos fotográficos, viajes, exposiciones y como siempre por estas fechas, ir preparando las Comuniones.

 

Ya toca visitar parroquias para cerrar fechas, visitar a los artesanos de Manipulados Solidarios y a mi amigo Giuliano en Artpapel para elegir los papeles más bonitos para encuadernar los nuevos álbumes de comunión. Objetos único hechos a mano para guardar nuestras mejores fotografías, como esos retratos de primera comunión que nos gusta conservar para el recuerdo, poner en un marco o regalar a los abuelos y que puedan presumir de sus queridos nietos.

Las fotos de Primera Comunión tienen esa frescura, esa inocencia infantil que aún permanece, pero cuyos rasgos ya apuntan lo que pronto será una persona adulta.

Cuando retrato a los niños en este día tan importante para ellos, trato de imaginar como serán de mayores,. Les pregunto por sus proyectos e ilusiones y disfruto aventurando que será de sus vidas. Y me encanta cuando pasado el tiempo me cruzo con ellos por las calles de la ciudad. Nunca recuerdo sus nombres pero si he fotografiado su rostro, nunca más se me olvida y aunque les veo cambiados ya adolescentes o adultos, hay algo en su fisonomía que me recuerda a aquel niño o niña que fotografié en el día de su primera comunión, un día feliz para ellos y para mi también por el placer de fotografiar la inocencia. Por esto y por mucho más me encanta mi oficio y todos los años abordo con la misma ilusión la tarea de preparar la campaña de las comuniones y aunque cada vez resulta más difícil por las cuestiones legales de protección de los derechos de imagen, cuando sus padres lo permiten, me gusta compartir con vosotros estas fotografías en mi blog.

 

Lucía Laínz, Santander