Descubriendo las Naves de Gamazo

 

Por suerte mi trabajo como fotógrafa no se reduce al mundo de las bodas y los eventos sociales, que me encantan, pero si solo me dedicara a esto me acabaría resultando un poco monótono.

 

En ocasiones tengo la oportunidad de ejercer la fotografía en otros ámbitos. Concretamente, este otoño me llamaron desde la Fundación ENAIRE para dar cobertura gráfica a la recién inaugurada exposición de Eduardo Arroyo: “El Buque Fantasma” en las Naves de Gamazo, un nuevo espacio expositivo que desde el pasado mes de julio abrió sus puertas en Santander.

 

Me encantó la experiencia. Conocer al equipo de la Fundación ENAIRE, fotografiar en un espacio tan atractivo como las naves, escuchar las explicaciones sobre el artista y su obra en la visita guiada y conocer a la viuda del artista, una mujer encantadora y muy interesante a la que da gusto escuchar, son razones más que suficientes para animarme a dejar este breve post en mi blog.

 

Así que en estos días de lluvia y frío os recomiendo que dediquéis un rato a visitar las Naves de Gamazo y disfrutar con la obra de Eduardo Arroyo en esta magnífica exposición, fruto de la colaboración entre la Fundación ENAIRE Y La Fábrica, y que cuenta con la colaboración del Gobierno de Cantabria y la Autoridad Portuaria.

 

Un lujo para nuestra ciudad, que se recuperen espacios en desuso como estas antiguas instalaciones portuarias y se les dé una nueva vida dedicada al mundo del arte, para uso y disfrute de todos los ciudadanos.

 

Aquí os dejo algunas imágenes, que espero os animen a visitar esta muestra y conocer un poco mejor Las Naves de Gamazo, un nuevo espacio para el arte y la cultura y un foco de atracción para que nuestra ciudad reciba cada vez más un turismo de calidad, como el que ha dinamizado y puesto en el mapa del turismo cultural ciudades como Bilbao o Málaga, por poner algún ejemplo.

 

Espero que Santander y su proyecto de Anillo Cultural, siga sumando esfuerzos de Instituciones públicas y privadas para dotar a nuestra ciudad de una oferta cultural amplia, variada y estable.

 

Solo agradecer a la Fundación ENAIRE la confianza depositada en mi trabajo.

 

Gracias

Lucía Laínz