Una boda en "el país del agua"

reportaje boda fotografo cantabria

 

Este título de un libro de Graham Swift, es lo primero que me viene a la cabeza mientras termino de editar las fotografías de la boda de Carmen y Luis. No es que el frondoso y verde paisaje de Liérganes en Cantabria tenga mucho parecido con los pantanosos y movedizos Fens de Inglaterra, pero sí tienen en común su obstinación acuática. Y esta boda fue una boda con dos invitados de excepción, la lluvia y el río, dos elementos presentes durante todo el día  que hicieron de esta una boda preciosa. El lugar elegido por los novios El Hotel Casona El Arral fue el escenario perfecto para una celebración en la que todo fluyó como el agua.

Un día gris, un viejo hotel con mucho encanto, un jardín donde las hortensias crecen salvajes, árboles centenarios y una casita con vistas al río. El entorno ideal para fotografiar una boda romántica. Porque además de acuática y muy divertida, la de Carmen y Luis fue puro romanticismo. Se les veía tan enamorados que podrían morir de amor en cualquier momento. Así que no les afectó la lluvia, lo suyo era mal de amores.

Fue una boda mojada, entregada y muy bailada. En la que todos colaboraron para el éxito de la fiesta: la novia se vistió en casa de sus padres  con un vestido de corte imperio realizado en seda y encaje, recuperado de una prenda del vestidor de su abuela. La melena suelta, el maquillaje natural y una corona de flores realizada por su tía María, completaban el estilismo de Carmen.  Las sobrinas de Luis abrieron el cortejo. Sus hermanos y un amigo aportaron los discursos breves y emotivos. La música corrió a cargo del quinteto de cuerda Scherzando, las flores de La Silvestre, el catering de Quality Restauración, la organización de Laura de Lagoeventos, las riquísimas paellas del primo Lucho Colveé y su Paella Planet, unas buenas dosis de abrazos y achuchones y la actuación estelar del grupo Danzantes de Liérganes, fueron solo algunos de los ingredientes de esta boda tan especial .

Una boda en el País del agua, donde el rio baja caudaloso y nada el hombre Pez , las Anjanas habitan los bosques y bailar bajo la lluvia es un placer.

Con este reportaje fotográfico queremos poner también nuestro granito de arena para que siempre recordéis estos buenos momentos.

Un fuerte abrazo para los dos de unas fotógrafas afortunadas por haber estado allí.

Gracias.

 

Cecilia y Lucía