Bodas. Cosecha 2016

reportaje fotografico de bodas-santander

 

La de este año que dejamos atrás ha sido una buena cosecha, una temporada de bodas excelente, bodas bonitas, de las que me gustan, preparadas con mimo, con detalles muy cuidados, sencillas y entrañables. Bodas pensadas para disfrutar, sin grandes complicaciones y en lugares bien elegidos. Hemos tenido la suerte de compartir con los novios momentos muy especiales, de risas, nervios y emociones, es lo mejor de nuestro trabajo, compartir con ellos esos momentos, participar un rato en sus vidas. Disfruto cada día más de el privilegio de entrar con mi cámara en la intimidad de sus casas en esos momentos de celebración, volverme casi invisible, pues cuando las emociones están a flor de piel, es fácil que se olviden del fotógrafo y las sonrisas o las lágrimas surjan espontáneamente. Entonces es cuando más disfruto, cuando consigo lo que deseo, imágenes reales, emociones auténticas alejadas de la pose preparada que siempre resulta falsa,  cuando salta la chispa que estabas esperando, la mirada perdida de una invitada, una sonrisa de verdad, un guiño cómplice, el baile entregado de una abuela …Cualquier gesto si es natural puede ser fotografiado y conservado en la bodega para futuro deleite de los novios, su familia, amigos y especialmente el propio fotógrafo, que como en mi caso, disfruta coleccionando fotografías auténticas, las que, como los buenos vinos, ganarán calidad con el paso del tiempo.

En mi opinión, el fotógrafo no debe intervenir en el desarrollo del evento. Prefiero esperar a que la ocasión se presente, estar atenta a todo lo que sucede a mi alrededor, anticipar el momento, buscar el modelo, el fondo y la luz adecuados, y cuando se produce la sinergia entre todos los elementos, si la suerte me acompaña, encuadro, disparo y ahí está, la magia de la fotografía, esos momentos únicos que crean adicción, los que me motivan a seguir trabajando, disfrutando, esperando, disparando y coleccionando retazos de la vida, porque me gusta beber la vida trago a trago, foto a foto, sin pausa pero sin prisa degustando cada momento como si fuera el último, sabiendo que habrá otros momentos, otras fotografías, pero nunca serán la misma y ahí reside la esencia de nuestro trabajo, el poder detener el tiempo en un instante único e irrepetible y poder ofrecer ese recuerdo para siempre a nuestros modelos.

Gracias Sara, Jorge, Marta, Sergio, Camille, Juan, Teresa, Alberto, Munir, María, Berta, Chefo, Mara, Daniel...y todos los que esta temporada habéis confiado en nosotros para realizar el reportaje de vuestra boda.

Brindamos a vuestra salud.

 

Lucía y Miguel

Santander 2017

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0